Donde trabajo

Trabajo y dirijo el Instituto Neurosalus

www.neurosalus.com

Plaza de la Independencia 10, 1º

28001 Madrid

915639828

22 pensamientos en “Donde trabajo

  1. Acabo de ver su participacion en el programa Don Francisco. De una manera muy facil y sencilla pude aprender por medio de usted a conocer sobre el comportamiento de un psicopata. Interesante! Muchas gracias por compartir sus conocimientos con nosotros. A pesar de que estoy casada con un psicologo, nunca habiamos tocado este tema. Felicidades! Un abrazo.

  2. Mi más sincera enhorabuena por el éxito del libro que estoy disfrutando mucho leyendo (sobre todo por EEC). He llegado tarde a la charla que el diario El Mundo nos brindaba hoy, pero tendría una cuestión. Siempre he tenido una duda. De ser cierta la teoría de la evolución de las especies, ¿en qué momento de la evolución se supondría que poseeríamos esa consciencia que se proyecta o “alma”? Gracias de antemano y un saludo cordial.

    • Hola, aunque no soy el doctor Gaona, si me gustaría responderte respecto a este tema. realmente no hay evidencias empíricas lo suficientemente sólidas que nos permitan determinar en que lugar se encuentra la consciencia y en que momento de la evolución apeteció dicha consciencia. Lo que si hay son ciertas hipótesis basadas en algunas evidencias no suficientemente demostradas que sitúan la consciencia en el claustro. El claustro es un zona del cerebro que debe su nombre precisamente a su parecido a un claustro románico. es un área muy pequeña situada en el área mas profunda del cerebro. Crick, el que fué premio nóbel de medicina por su descubrimiento junto a watson por la doble hélice del ADN, dedicó los 30 últimos años de su vida a investigar donde se haya la consciencia y la ubicó precisamente en el claustro. es una hipótesis, basada en diversos estudios realizados por el y otros investigadores y cuya base se haya que el claustro es como un director de orquesta que contiene aferencias y emergencias a toda las áreas de la corteza cerebral. también se ha observado en chamanes qu en el momento de tomar sustancias psicoactivas, se produce una especie de desconexión de esta parte del cerebro con el resto de la corteza. En modelos animales, no se ha encontrado la existencia del claustro. En algunos mamíferos superiores, si se ha observado un grupo reducido de neuronas que podrían realizar de una manera muy simple esta función en el área donde en los humanos se ubica el claustro. Esto no deja de ser una hipótesis, pero si tenemos evidencias que pueden permitir una linea de investigación en este campo.

      Un saludo

  3. Apreciado Dr. Gaona: He escuchado y observado sus experiencias muy atentamente como colaborador en programas de misterio que sigo habitualmente como “Cuarto Milenio”, “Milenio 3” u otros debates televisivos en diferentes programas. Le felicito por su valentía y por ver las cosas desde otra óptica, no exlcusivamente “científica” sino abierta a otras posibles realidades. Estoy de acuerdo con su afirmación respecto de que tardamos toda una vida en conocernos a nosotros mismos, mucho más aun en conocer a los demás (esta es una frase que he pensado desde hace tiempo) y como decia el filosofo Fichte, “a cada manera de ser una manera de filosofar” (tambien formo parte de mis pensamientos de joven estudiante).
    Le envio estas frases sobre un libro fascinante que he podido oir en voz radiofonica a traves de mi movil y titulado “Discriminando la desinformación alienígena” de Montalk (grupo secreto que contactó presuntamente con extraterrestres). La última frase es una conclusión que yo mismo he sacado.
    Gracias por atenderme y reciba un cordial saludo de un seguidor.
    Antonio. Valencia, España

    No podemos juzgar a los alienígenas como malos si nosotros mismos tenemos problemas

    Sería hipócrita hacer aspavientos sobre lo que los alienígenas negativos hacen a los humanos cuando los propios humanos comen, maltratan y experimentan con animales.

    No deberíamos pensar en los extraterrestres negativos porque cuando nos enfocamos en ellos, les damos energía y los atraemos. Enfocarse en los alienígenas negativos nos aparta de progresar con la mayoría de extraterrestres que son positivos.

    No podemos comprender la motivación de los extraterrestres porque están mucho más avanzados que nosotros. No podemos determinar las intenciones de los extraterrestres hasta que hayamos trabajado con ellos durante suficiente tiempo como para ver qué tienen que ofrecernos. Hacerlo antes de eso es como pasar directo a las conclusiones.

    No sabemos los suficiente, por eso deberíamos mantenerlo sencillo y atenernos a una visión en blanco y negro. Nuestra falta de comprensión es lo que nos lleva a percibir erróneamente como hostiles los métodos alienígenas. Somos como animalillos asustados que se resisten a recibir la ayuda de un amable veterinario. Los extraterrestres están aquí para enseñarnos, y nuestro irracional miedo a ellos es lo que nos impide aprender.

    Esperar que la llegada de los alienígenas sea algo más que una bendición positiva es priorizar los centros primitivos de miedo de nuestro cerebro en luar de las zonas más evolucionadas.

    No hay correcto y erróneo, ni bueno ni malo, cuando se trata de extraterrestres, estos son etiquetas que proceden de nuestras propias actitudes de enjuiciamiento. Para ellos invadirnos es tan imposible como que uno se invada a sí mismo, porque los extraterrestres somos nosotros y nosotros somos ellos.

    Cuando tememos a los alienígenas, en realidad estamos temiendo la parte de nosotros mismos que ellos representan, y nosotros representamos la parte de ellos mismos que a ellos les falta. Por tanto necesitamos mutuamente como espejos para aprender y desarrollar nuestro pleno potencial.

    Es muy probable que en otros mundos habitados por extraterrestres estos se comporten como nosotros los humanos y por ello aún con su inteligencia no han viajado a otros mundos para descubrir otros extraterrestres, porque tienen problemas como nosotros, hambre, miseria, desigualdad, tiranía, sumisión de unos pocos a los demás, etc.

  4. Chapeau!!!!!!!!!

    Brillantísima labor sr. Gaona. Solo una petición, que no desfallezca y siga adelante con las actividades absolutamente espectaculares en la que se encuentra enfrascado y que la divulgación de los progresos profesionales sigan imperando. Muchas gracias!!!!!!!!!!!!!!!

    • ¡Muchas gracias!, no es fácil seguir en un camino plagado de escépticos pero lo intento. Tan malo es creerse todo a pies juntillas como negarlo con los ojos cerrados. Saludos.

  5. Hola saludos. Estoy prendado por la comunicación de usted sobre un aparato de electroimanes con efectos “Místicos”. Enhorabuena por su trabajo en adicciones.¿podra darme algo de informacion sobre los electroimanes? Con mucha atencion espero su respuesta.

  6. Hola Doctor, que tal. No puedo más que sumarme a las felicitaciones y agradecimientos que le trasladan toda esta gente en “sus comentarios”.
    Soy un V.S. que en un encuentro casual en algún lugar del “norte de Madrid” de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que pasaba un hidalgo llamado Jose Miguel Gaona… En dicho encuentro casual, quien ahora “le habla”, tuvo el placer, la satisfacción y el honor de poder saludarle, aunque, por las circunstancias, no tuvo forma de explayarse y expresarle la admiración que siente por usted (lo hago ahora). Simplemente le dije que le seguía por los medios.
    En concreto quiero felicitarle por el trabajo realizado con la difusión sobre las bonanzas del triptófano. Los síntomas del llamado “síndrome de decaimiento”, eran “el traje” que llevaba puesto durante los últimos 6 meses (si no más). Y cuando le leí, sobre dicho aminoácido, pensé que estaba hecho para mí, que ese sí podía ser “un buen traje” para mi. Casualidad ó no, no llevaba dos días preguntando en las farmacias por el complemento, cuando aparece en tv. un anuncio publicitario sobre el mismo. No llevo ni dos semanas tomándolo, y no puedo mas que felicitarme por haber dado con “la tecla”. Espero (así me lo ha confirmado el enfermero de la S.S. que me controla la tensión) que tales consecuencias beneficiosas se deban 100% (ó la mayor parte posible) al producto en sí, es decir, que sean fisiológicas, y no se deban (o lo sean en la menor medida posible) al efecto placebo o de autosugestión, por lo profundamente interesado que ya estaba en el producto.
    Un saludo

  7. Hola!le he descubierto no hace mucho,me llama la atención la naturalidad con la ke se expresa,la prudencia en compartir sus conocimientos y la gran tolerancia ke dedica a temas ke se le escapan.
    Le sigo x google,pero hace tiempo ke no publíca nada.Es casi una impertinencia,comentarle esto,ya ke con seguridad,es un hombre muy ocupado,como para atender todas las peticiones ke le llegaran.
    Primero disculparme,me da una enorme vergüenza parecer una de esas personas ke incordian a las personas públicas,x ahora no me ha dado x ahí,je.
    Un saludo y mucha suerte en todo lo ke emprenda.Eva.

  8. Dr. Gaona, le escucho los fines de semana en la Cadena Cope. Me gustaría poder ponerme en contacto con usted de una manera privada, necesito asesoramiento… ayuda.

    Saludos

  9. Buenos días,
    Tengo 33 años recién cumplidos y he de decir que siempre me ha gustado ver sus intervenciones en televisión ya que me parece muy interesante todo lo que opina, propone, investiga…
    Actualmente le veía en Cuarto Milenio pero esta mañana le acabo de ver en el programa de Ana Rosa con su experimento sobre la vulnerabilidad de una chica atractiva, adulta, ebria y que no ha hecho ninguna interacción previa con el otro sujeto.
    Se hacían varias preguntas sobre qué pasaría si fuese menor, si fuese fea, etc… pues bien, aunque un solo sujeto no hace nada en un estudio le comentaré que yo misma lo he sufrido como taantas otras chicas. Desde que tenía 13 o 14 años.
    Recuerdo una ocasión en la que estaba con mis amigas, un sabado por la mañana en una plaza y veníamos de fiesta. No estábamos bebidas, no iba provocativa ni nada. Con una camiseta de tirantes sin escote, ya que era verano y una falda que casi me llegaba a las rodillas y estaba algo gordita con esa edad. Pues me quedé dicienndo: “pero… por qué?…qué he hecho para…?” Porque un señor de muy avanzada edad se sentó en el banco con nosotras. Siempre he tenido mucho respeto a los mayores y disfrutado con sus conversaciones. En este caso no tuve que hablar mucho cuando este…señor…me puso sin venir a cuento la mano en la pierna y me decia que el gobierno “nos quería quitar”. Me estaba confundiendo con una prostituta! con 16 o 18 años como mucho o por ahí que tendría.
    Ese es solo un ejemplo pero con más edad, más delgada y sin ninguna interactuación, simplemente caminando por la calle “a mi bola” cantidad de hombres te dicen cosas, hacen ruidos, gemidos y te dicen que te vayas con ellos. Incluso padres llevando el carrito con su hijo o cuando yo estaba embarazada y se me empezaba a notar tripita.
    He de decir que siempre, antes y ahora han sido señores de cierta edad, pongamos que desde 35-40 para arriba salvo contadas excepciones, de nacionalidad extranjera o española, da igual. Esto también lo tendrían que tener en cuenta para su estudio.
    Espero no haberme alargado mucho…
    Gracias por todas sus investigaciones y un saludo.

    • Este tipo de comentarios me llega al corazón. Molestar y humillar a otras personas, más aún cuando se es jovencita y se está formando la personalidad. El experimento tan solo quería llamar la atención sobre este punto. Creo que muchos hombres deberían de reflexionar a este respecto: ¿No tiene madre, hermanas, parejas? ¿les gustaría que se lo hicieran a ellas?
      Un fuerte abrazo

  10. Hola Dr. Gaona, simplemente darle las gracias, realmente le admiro, de verdad. Ya no sólo por su manera de expresarse, por todo lo que sabe y puede enseñar.. si no, por ser tan abierto mentalmente. Rara vez una persona con tanto prestigio, es tan abierto y toca temas que nadie se atreve a tocar. Se mueve en la oscuridad buscando respuestas, buscando esa luz, sin saber que parte de esa luz la tiene usted. Grandísimo libro ”Al límite”. Lo terminé de leer hace poquito, ojalá pueda coincidir en alguna de sus conferencias. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *